La información como comunicación supone un proceso.

Desde un punto de vista técnico se entiende por comunicación el hecho que un determinado mensaje originado en el punto A llegue a otro punto determinado B, distante del anterior en el espacio o en el tiempo. Los elementos que aparecen en este proceso son:

  • Código. El código es un sistema de signos y reglas para combinarlos, que por un lado es arbitrario y por otra parte debe de estar organizado de antemano.
  • Canal. El proceso de comunicación que emplea ese código precisa de un canal para la transmisión de las señales. El Canal sería el medio físico a través del cual se transmite la comunicación.
  • El Emisor. Es la persona que se encarga de transmitir el mensaje. Esta persona elije y selecciona los signos que le convienen, es decir, realiza un proceso de codificación; codifica el mensaje.
  • El Receptor será aquella persona a quien va dirigida la comunicación; realiza un proceso inverso al del emisor, ya que descifra e interpreta los signos elegidos por el emisor; es decir, descodifica el mensaje.

Para entender el sistema de codificación del cine se debe tener en cuenta dos cosas:

La primera, que la base fundamental del cine lo constituyen signos convencionales y figurativos en constante interacción, intertransmisión e incluso, interrechazo.

La segunda, la época en la que surge el cine, que determina de gran manera su estructura como sistema comunicativo.

En toda lengua, los signos están históricamente condicionados, pero si se abstrae el sistema comunicativo de la historia se muestra que todo código es una convención arbitraria.

El significado y el significante no tienen una relación o semejanza mística entre ellos, por ejemplo: la a pronunciada y la a escrita las tomamos por iguales porque el lugar de una en el sistema de los grafemas corresponde al lugar que ocupa la otra en los fonemas.

La sustitución puede ser visual, sonora o ambas (por ejemplo, la lengua hablada y escrita).

De ahí, surgen dos tipos de signos indispensables para el desarrollo de la cultura:


SIGNOS CONVENCIONALES: Aquellos en que la unión entre la expresión y su contenido (significado y significante) no está internamente motivada.

SIGNOS FIGURATIVOS O ICÓNICOS: Representación gráfica de objetos. Son más “comprensibles” (dependiendo del sistema cultural al que estén determinados) y “naturales”, debido a su naturaleza denominativa.

Los primeros se sintagmatizan fácilmente, esto es que se colocan en cadenas de narración (códigos), mientras que los segundos casi siempre se limitan a una función denominativa.

Sin embargo, los signos figurativos son susceptibles de crear metonimias, es decir, que pueden designar una cosa o idea con la imagen de otra. Por ejemplo: el dibujo de una locomotora para indicar no una locomotora, sino el lugar donde se ubican las vías de tren.

De esta manera los signos figurativos se vuelven también convencionales, pero al ser más difícil de organizarlos en cadenas de narración, se hace uso de combinaciones entre los signos.

Esto da origen a diferentes códigos y convenciones, uno de ellos el del lenguaje cinematográfico.