La ley innata es el título del noveno álbum de estudio del grupo extremeño de rock Extremoduro, producido por Iñaki “Uoho” Antón, grabado y publicado por DRO en 2008.

 

Apareció el 9 de septiembre de 2008, aunque el primer tema, “Dulce introducción al Caos”, llevaba meses colgado en su web, y el tema que le seguía, “Primer movimiento: el Sueño”, había sido tocado en los conciertos de la gira 2008.
Desde su lanzamiento fue un gran éxito de ventas. En la semana de su estreno logró ser el disco más vendido de España.2 Tras una semana en el número uno en ventas (superando a Metallica en la semana del lanzamiento de ambos discos), se mantuvo las dos siguientes semanas en el segundo puesto, sólo superado por Melendi, declarado admirador de Extremoduro.
Se trata de un disco compuesto de una sola canción dividida en seis partes bien diferenciadas en pistas independientes que facilitan el acceso más fácilmente mediante un reproductor digital. La idea de un disco de una sola canción ya la habían llevado a cabo en el disco Pedrá (1995), aunque sin partición de pistas.
Destaca la “Coda flamenca (otra realidad)”, primer tema en el que Robe, líder de la banda, decide cantar a ese género musical tan propio del sur de España. Además, adelantó parte de esta canción en el concierto de Sevilla de la gira anteriormente citada.
Por otro lado, la pista “Tercer movimiento: lo de dentro” está considerada la parte más guitarrera del disco, además de ser la más representativa del sonido de Extremoduro en un álbum con ciertos toques experimentales dentro de los cuales se destaca el uso de una orquesta bajo la dirección de Ara Malikian.

 

 

Frase latina y título.

En la portada del disco aparece una frase en latín que guarda una estrecha relación con el título del álbum: “Est enim ivdices haec non scripta sed nata lex qvam non didicimvs accepimvs legimvs vervm ex natvra ipsa arripivimus havsimvs expressimvs ad qvam non docti sed facti non institvti sed imbvti”, atribuida a Cicerón, cuya traducción libre, que aparece en el interior del disco, es: “Existe, de hecho, jueces, una ley no escrita, sino innata, la cual no hemos aprendido, heredado, leído, sino que de la misma naturaleza la hemos agarrado, exprimido, apurado, ley para la que no hemos sido educados, sino hechos; y en la que no hemos sido instruidos, sino empapados”.

 

 

Lista de canciones.

“Dulce introducción al caos” (7:42)
“Primer movimiento: el sueño” (6:03)
“Segundo movimiento: lo de fuera” (11:43)
“Tercer movimiento: lo de dentro” (7:36)
“Cuarto movimiento: la realidad” (5:49)
“Coda flamenca (otra realidad)” (6:14)

 

 

 

 

Esto lo encontré por la web mientras escribía mis impresiones del disco, concuerdo con lo leído, por lo que mejor lo copié y pegué, crédito al autor original. Debo agregar que apenas lo escuché quedé enganchado.

Fue una grata sorpresa encontrarme con Extremoduro (gracias, Lucía). Acá coloco el artículo:

 

 

“Seis años han sido necesarios para que Extremoduro volviera a la carga con nuevo material, La Ley Innata. Un largo tiempo en el que Robe ha recuperado las inspiración perdida para crear canciones, y de qué manera… y al final, ha merecido la pena el tiempo de espera. Un tiempo que ha demostrado que Extremoduro no “saca discos por sacar”, y que cuando publican, es porque tiene algo importante que decir. Y sus seguidores que han esperado paciéntemente, responden convirtiendo este último trabajo en disco de oro, prácticamente a su salida a las tiendas, y haciendo que se cuelgue el carte de “entradas agotadas” en todos sus conciertos. Con Extremoduro es bastante complicado decir que un disco es mejor que otro, porque todos y cada uno de ellos han tenido su personalidad, su identidad, su calidad y su sensibilidad propias. Pero sí que es cierto que al escuchar cada nueva entrega, olvidamos por unos instantes los trabajos anteriores, les somos infieles, y pensamos que lo que acabamos de escuchar es lo mejor que han hecho. Pero esta vez, sin duda, estamos ante uno de los mejores discos de Extremoduro.

 

 

 

 

Robe comentaba que en estos años pasados no encontraba  la inspiración para componer canciones. Y curiosamente, con la frase: ¿Cómo quieres que escriba una canción? arranca La Ley Innata y vaya, que si pudo escribir la canción….Una canción de más de 40 minutos. Tema que al igual que las composiciones de música clásica, esta dividida en una introducción, cuatro movimientos y  un cierre, a modo de coda flamenca. Se pueden escuchar por separado, pero no es recomendable hacerlo, ya que perdería todo el sentido y el mensaje. Comienza con Una dulce introducción al caos, un título que describe a la perfección, la belleza, la melancolía e intimidad del inicio, para despues reposar en melodias que nos recuerdan a clavicordios del renacimiento; y acabar en la desesperación final y el desgarro de las guitarras. Llegamos a los movimientos que son muy “Extremoduro”, con alguna sorpresa como en El sueño con un curioso y puntual guiño al sonido Pink Floid; y el Oboe y orquesta de Lo de fuera, una de las mejores del disco con contínuos cambios de ritmo y melodías multiestilos, perfectamente enlazados en más de 10 minutos, que nos deja frases memorables. En Lo de dentro, vemos el lado más transgresor de los Extremo, romántica y demoledora a la vez, en cuanto a letra, voz y música. Recuperamos la calma con la sensibilidad extrema de La realidad, y cierre con Otra realidad, una propuesta un tanto arriesgada, al fusionar su estilo con voz y ritmos propios del flamenco, y donde canta hasta su perro…y dentro de esta locura, el resultado es brillante.

 

 

 

 

Roberto Iniesta e Iñaki Uoho Antón, pilares de la banda, nos entregan un álbum que denota mayor seriedad o equilibrio, y esto se aprecia ya, desde la portada. El Hombre de Vitrubio de Da Vinci sobre el que yace una cita de Cicero, que define la individualidad natural e intrínseca de cada uno, al margen de las leyes de los hombres. Unos Extremoduro mucho más melódicos, con algunos tintes musicales propios del barroco o el renacimiento. Con una producción impecable y la incorporación de instrumentos poco habituales en su sonido, como trompetas, piano, obóe, flauta y violines que se funden a la perfección, con su particular rock transgresivo. La Ley Innata puede resultar complicado en una primera escucha, aunque una vez que entra, ya no sale, porque no quieres que salga..porque roza la exquisitez y te gusta saborearlo una y otra vez. Porque sentimos a un Robe entregado en la voz y en las letras, romántico, filósofo, contestario, más maduro, aunque ésta no sea la palabra exacta…En definitiva, al poeta eterno que comparte o nos regala, como siempre, los increibles versos que sólo pueden salir de él.

 

 

 

 

 

 

Y aquí, en Madrid…contando los días que faltan para ver a Extremoduro en directo…”

Post original: http://www.retromusica.com/extremoduro-la-ley-innata-musica-rock/

 

 

Me quedaría agregar que acá en México, por lo pronto nos quedamos con las ganas…