Escuchemos al Maestro.

Para mi, el más grande de todos.